La amaba.
Tenía el toque de las hadas.
Era amable, alegre, cariñosa y estaba llena de energía.
Incluso cuando el tiempo se llevó la juventud y el vigor, seguía siendo la mujer más hermosa del mundo.

Acuarela y lápices de colores.